DIMENSIÓN EDUCATIVA Y FORMATIVA

 

La FUNDACIÓN XAFER impulsa y desarrolla sus acciones y programas educativos y formativos y sus enseñanzas mediante sus Centros directamente o en colaboración con otros Centros, Entidades o Instituciones para ver cumplida su misión y sus Objetivos, principalmente en sus cuatro dimensiones. La dimensión ESPIRITUAL, la dimensión AFECTIVA, la dimensión SOCIAL y la dimensión INTELECTUAL.

 

  • La Dimensión Espiritual: acompañando al individuo en el desarrollo de la fe y en la promulgación del Evangelio.
  • La Dimensión Social: favoreciendo y potenciando la mejora de las relaciones humanas, el amor, la paz y la solidaridad entre los hombres, entre las razas y las culturas y entre las religiones. Y sensibilizando y desarrollando acciones educativas y formativas que luchen contra el hambre y la desnutrición, contra las enfermedades, contra el analfabetismo y contra las guerras.
  • La Dimensión Intelectual: promoviendo, favoreciendo, influyendo y realizando acciones que posibiliten y potencien la educación y la formación, transmitiendo conocimientos, técnicas, destrezas y habilidades. Incentivando e influenciando el estudio, la investigación, el análisis y la evaluación. Dotando de un alto nivel de competencia y autoridad en todos los campos y materias a todos los seres humanos. Incitando positivamente al compromiso y al esfuerzo para desarrollar el intelecto y la sabiduría. Dotando de todos los recursos e instrumentos posibles al alcance, para hacer realidad la formación y enseñanzas suficientes para que cada ser humano tenga suficientes herramientas y oportunidades.
  • La Dimensión Afectiva: fomentando y favoreciendo las relaciones humanas y en especial reforzando y revitalizando la relación de la Familia como base de la estructura social.

Además tenemos siempre presente la DIMENSIÓN DEL ALUMNO como principal protagonista y beneficiario de la acción educativa o formativa, siendo un ser libre, responsable e individual dentro de un grupo, que quiere ser educado, enseñado y formado en apertura a los demás con sentido común y juicio crítico, que es capaz de escuchar y dialogar, que es capaz de compartir y de sentir, que además pertenece a una familia, comunidad, grupo, región y país, que tiene y defiende una cultura y que quiere conocer y respetar otras culturas.