EL EDUCADOR

 

El EDUCADOR en la FUNDACIÓN XAFER es el principal capital. Es una persona respetuosa, cumplidora y comprometida con el IDEARIO de la FUNDACIÓN y con su PROYECTO EDUCATIVO.

 

Es una persona con sentido común, formación y capacitación, que colabora y trabaja a conciencia, ocupado e interesado en transmitir y dotar a los alumnos cuantos más valores, conocimientos, habilidades, destrezas y técnicas, ocupado e interesado en desarrollar su intelecto y su sabiduría, así como la de sus alumnos y la de la sociedad en general.

 

Es una persona vocacional, voluntariosa, servicial, alegre, abierta, flexible, adaptable, tolerante, solidaria, justa, coherente, participativa, capaz, creativa, innovadora, conocedora, veraz, sensible, comprometida y consciente de su responsabilidad y de su tarea.

Las características y actitudes del Educador en el PROYECTO EDUCATIVO de la FUNDACIÓN XAFER son:

 

  • Respetuoso, abierto y acogedor del mensaje cristiano.
  • Ayuda y espera con deseos, ganas, ideas y paciencia.
  • Integra a los que presentan mayores limitaciones y a los más desfavorecidos.
  • Acepta y acoge a todos y mantiene un trato próximo, cariñoso y amable.
  • Acompaña, orienta, escucha, dialoga y comprende.
  • Atiende e integra la pluralidad y la diversidad.
  • Participa en las celebraciones, en los eventos, en los acontecimientos y en las plegarias.
  • Fiel, leal y comprometido con toda la Comunidad Educativa.
  • Valora el esfuerzo, la fidelidad y el compromiso.
  • Motivador y potencia la autoestima.
  • Accesible, cercano y sencillo.
  • Defiende y propicia la dignidad y la honradez.
  • Cuida su forma de ser, estar y de actuar.
  • Actualiza constantemente su intelecto y su capacidad.
  • Abierto, flexible y adaptable a los cambios.
  • Mejora, renueva e innova constantemente su habilidad educativa y social.
  • Participa libre y voluntariamente en su tarea educadora.
  • Muestra empatía, no juzga y ofrece opiniones y opciones.