PREÁMBULO

Soy muy consciente de que NO todos los seres humanos tienen acceso a la información y al conocimiento por distintos motivos, ni todos los seres humanos tienen las mismas posibilidades y oportunidades de acceder a dicha información y conocimiento. Si bien soy muy consciente de que los seres humanos que acceden a la información y al conocimiento tienen más posibilidades y oportunidades de ser felices.

 

Tengo muy claro que los seres humanos se mueven en la constante búsqueda de la felicidad, y considero que la base para acceder a esa felicidad pasa en gran medida por tener la oportunidad y la posibilidad de recibir una educación, unos mínimos conocimientos, técnicas, destrezas y habilidades que ayuden y doten a todo ser humano a desarrollar suficientemente su intelecto y su sabiduría para lograr ser feliz y vivir feliz.

 

En esta época de mucha velocidad y metamorfosis constante, donde la comunicación, la información, los medios... han convertido la posibilidad de saber y el conocimiento en algo posible y accesible a casi todo el mundo; debemos hacer posible que todos los seres humanos tengan esta oportunidad de acceder al conocimiento y a la información y puedan encontrar mediante ellos la oportunidad de ser felices.

 

La escuela, las universidades, las administraciones, los medios, las editoriales... deben estar muy alerta y a la altura de esta metamorfosis y momentos de cambio constante. Pero especialmente somos los educadores los que más atentos y actualizados debemos estar ante esta metamorfosis constante de nuestra sociedad y sobre todo de nuestros educandos.

En este aspecto creo que debemos superar el sentido de la docencia basado en una transmisión de conocimientos, y encontrar nuevos modelos de enseñanza que doten a los alumnos, además de esos conocimientos, de las habilidades, destrezas, técnicas, tácticas, valores, re cursos... y de un nivel de competencia suficiente para lograr que sean felices, primero como personas y luego como profesionales.

 

Debo insistir en el derecho universal a la educación, al conocimiento y a la formación. Cuánto más si esta educación y este conocimiento ofrecen oportunidades para ser feliz, ya que todos los seres humanos tienen el derecho y el deber de ser felices. Y reclamo la posibilidad de facilitar el acceso a esa educación y a ese conocimiento para que todos los seres humanos puedan tener las mismas oportunidades de ser felices. Y especialmente como vía indispensable para erradicar la marginalidad, el hambre, el analfabetismo, las enfermedades, las guerras y propiciar un desarrollo sostenible.

 

Vivimos en sociedades de cambios sociales constantes, con muy distintas oportunidades, donde los deberes y los derechos de los seres humanos son diferentes dependiendo de la zona geográfica del planeta donde te encuentres, e incluso dependiendo de los “valores” que existen en esa zona del planeta.

 

En el mundo actual de globalización, reclamo también una globalización del acceso a la educación y al conocimiento. En la actualidad, las variopintas civilizaciones y el mundo plurisocial, donde conviven muchas culturas, razas, religiones, etnias, y los distintos niveles culturales, sociales y económicos nos obligan a promocionar una educación y una sociedad del conocimiento respetuosa, abierta, dialogante, adaptable, flexible y democrática, si queremos que a partir de la educación, de la formación y del conocimiento veamos un mundo mejor y, en especial, veamos unos seres humanos felices.

 

La cultura agrupa muchos aspectos: historia, lenguaje e idioma, creencias,ideologías, actitudes, valores, sentimientos, conductas, costumbres, formas, vestimentas e indumentarias, gastronomía, tipos de hábitat, agrupaciones, organización,intereses, conceptos, razonamientos, formas de interpretar la realidad... La acumulación de estas experiencias y formas configuran una cultura. Imagina ahora de cuántas culturas podemos hablar que tienen derecho a coexistir en nuestro planeta.

 

En atención, defensa, respeto y protección de un mundo multicultural, debemos más que nunca fomentar una educación libre y respetuosa, comprometida y solidaria. Una sociedad plural es una sociedad multicultural, y una sociedad multicultural es una sociedad rica. Hoy, nuestro planeta, este planeta llamado Tierra es rico en culturas; aprovechemos pues, las infinitas posibilidades de enriquecernos culturalmente los unos de los otros.

 

Debemos adecuarnos y adaptarnos a esta metamorfosis constante de nuevos conocimientos y a la proximidad de culturas y pensamientos, debemos ser flexibles al cambio y debemos aprovechar esta metamorfosis, aprovechar estos nuevos conocimientos, esta sociedad plural y multicultural, para lograr ser más felices. Existen infinitas posibilidades, infinitas oportunidades e infinitos conocimientos en una sociedad plural y multicultural, donde la suma de todos beneficia a todos.

 

La sociedad actual busca en las instituciones educativas y formativas las oportunidades y las herramientas necesarias para obtener más conocimientos, más habilidades, destrezas y técnicas, que doten de suficiente competencia para un desarrollo profesional que posibilite a todo ser humano encontrar la manera de ser más feliz. La idea actual es que un mundo mejor es posible,y esta idea es posible gracias a poder acceder a más información y a poder tener más conocimientos.

 

Aprovechemos el pensamiento actual y potenciemos una sociedad informada y educada para conseguir un mundo mejor, un mundo más feliz. Garanticemos una sociedad con más posibilidades y más oportunidades, una sociedad en la que todos los seres humanos puedan ser felices en unas mínimas condiciones de dignidad, respeto y libertad. Transmitamos conocimientos suficientes para que todo ser humano pueda y deba...

 

“ser feliz, vivir feliz y hacer feliz”

 

En el IDEARIO de la FUNDACIÓN XAFER planteo unas premisas fundamentales y básicas que tengo muy claras si queremos hacer y vivir en un mundo mejor, y sobre todo si queremos lograr ser felices, vivir felices y hacer felices.

 

“La sociedad tiene el deber de garantizar y fomentar la educación y formación suficiente como respuesta a los derechos de las personas y como deber de ayudar a todo hombre a ser y vivir feliz.”

“La humanidad tiene que encontrar los medios necesarios para garantizar una continuidad feliz, dichos medios nacen a partir de la educación.”

 

“Todos los seres humanos tienen derecho a una educación adecuada, en igualdad de oportunidades, a todos los niveles y según la capacidad de cada persona.”

 

“La educación debe ser la transmisión de valores, la enseñanza debe ser la transmisión de conocimientos, la formación debe ser la transmisión de técnicas y destrezas. Mediante la educación, la enseñanza y la formación se hace posible la vida en sociedad, se hace posible una sociedad rica en valores, rica en grandeza, rica en prosperidad, y se garantiza para todos los tiempos un buen modelo social en el que el hombre es feliz, vive feliz y hace felices a los demás.”